jueves, 5 de agosto de 2010

opinion de la iglesia sobre el aborto

¿Cuál es la posición de la Iglesia Católica sobre el aborto? ¿Ha sido ésta consistente a través de la historia, o ha ido cambiando?




La mejor respuesta a estas preguntas es la Declaración Sobre el Aborto Provocado, publicada por la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe el 18 de noviembre de 1974.2 Citando autores específicos y cánones de la Iglesia a través de los siglos, la declaración sintetiza las enseñanzas cosntantes de la Iglesia Católica en estas palabras:



"A lo largo de toda la historia, los Padres de la Iglesia, sus Pastores, sus Doctores, han enseñado la misma doctrina, sin que las diversas opiniones acerca del momento de la infusión del alma espiritual hayan suscitado duda sobre la ilegitimidad del aborto. Es verdad que, cuando en la edad media era general la opinión de que el alma espiritual no estaba presente sino después de las primeras semanas, se hizo distinción en cuanto a la especie del pecado y a la gravedad de las sansiones penales; autores dignos de consideración admitieron, para este primer período, soluciones casuísticas más amplias, que rechazaban para los períodos siguientes. Pero nunca se negó entonces que el aborto provocado, incluso en los primeros días, fuera objetivamente una falta grave. Esta condena fue de hecho unánime." (No.7)



Algunos autores, incluso algunos católicos, han sostenido que a causa de las nociones medievales sobre la infusión del alma algunas semanas después de la concepción, la Iglesia ha visto el aborto anterior a la infusión del alma como lícito. Como demuestra la declaración en sus referencias, el punto de vista de los autores modernos está basado en una lectura falsa y superficial de la historia. La Iglesia Católica ha visto siempre el aborto y el infanticidio como "crímenes abominables".3




La Iglesia Católica no basa esta prohibición del aborto en la Biblia, la cual no es aceptada por los no cristianos como divinamente inspirada. Esta prohibición tampoco se basa en una revelación especial concedida sólo a la Iglesia. Las bases de esta condenación del aborto procurado, están tomadas de la ley natural, el mismo concepto que inspiró a los autores de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América a escribir: "Nosotros proclamamos estas verdades como evidentes, que todos los hombres han sido creados iguales, que han sido dotados con ciertos derechos inalienables por su creador; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada